Bard SummerScape anuncia la temporada 2015

Bard SummerScape 2015 explora la vida y época del compositor mexicano Carlos Chávez con un festival de arte de ocho semanas en el Valle del Hudson de Nueva York (25 de junio al 16 de agosto)

Incluye el 26avo Bard Music Festival, “Chávez y su mundo”; la Primera puesta en escena estadounidense de la ópera The Wreckers de Ethel Smyth; y una nueva e íntima versión de Oklahoma!

ANNANDALE-ON-HUDSON, N.Y.- Este verano marca una temporada histórica para el festival anual Bard SummerScape. Enfocado por primera vez en Latinoamérica, Bard expande sus horizontes con ocho semanas de música, ópera, teatro, danza, cine y cabaré, todas afinadas con el tema del 26avo Bard Music Festival, “Carlos Chávez y su mundo”. Esta exploración intensiva de la vida y época de Carlos Chávez, figura central de la música mexicana del siglo XX, también representa algo así como una vuelta a casa dado que se cumplirá una década desde que el enfoque del festival SummerScape estuviera puesto en el Nuevo Mundo.  Al abordar cuestiones de la identidad estadounidense y de la marginalización por parte de la comunidad clásica, el festival de música es la fuente de inspiración para los otros platos fuertes de SummerScape. Estos incluyen la primera producción estadounidense con puesta en escena completa de The Wreckers, la ópera principal de Dame Ethel Smyth, cuya obra aún hoy raramente se presenta; una reveladora e inusual versión de cámara de Oklahoma!, la celebración Americana de Rodgers y Hammerstein; la presentación al aire libre de Everything by my side (Todo lo que está a mi lado), una instalación-actuación del argentino Fernando Rubio; Pam Tanowitz Dance ejecutando un estreno mundial de danza con la música de Chávez y más, incluyendo música en vivo a cargo del FLUX Quartet; una serie cinematográfica titulada “Reinventando a México”; y el regreso de la sensación popular y auténtica Spiegeltent de Bard, presentado por Justin Vivian Bond. Llevado a cabo del 25 de junio al 16 de agosto en el Centro para Artes Escénicas Richard B. Fisher diseñado por Frank Gehry, así como en otras locaciones del idílico campus de Bard College a la vera del Río Hudson, las propuestas de 2015 sirven de recordatorio de que SummerScape es, tal como lo expresó el New York Times, “siempre un semillero de aventura intelectual y estética.”

 

El suplemento literario del London Times elogia a Bard SummerScape como “el festival más ambicioso intelectualmente de todos los festivales de música de verano de los EE.UU.” La revista New Yorker lo considera “uno de los principales festivales del norte del estado”, mientras que Bloomberg News lo llama, “la más inteligente mezcla de eventos en las cercanías de la ciudad de Nueva York.” Travel and Leisure reporta quela aclamada sala de conciertos de Gehry provee un espacio espectacular para eventos innovadores.” Newsweek llama a SummerScape “audaz y cerebral”, Huffington Post lo apoda “un hervidero refinado de cultura.” Musical America lo juzga “increíblemente intensivo”, la revista GALO (Global Art Laid Out)  lo nombra “uno de los grandes cofres del tesoro artísticos del área de los tres estados [Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut] y del país,” y el International Herald Tribune lo ha pronunciado “siete semanas de deleite cultural.” Como observa el New York Sun, “Bard … ofrece una de las mejores programaciones para los seguidores de cualquier disciplina artística.” Resumiendo los variados atractivos del festival, el New York Post confiesa, “Es difícil no encontrar algo para disfrutar, y todavía más difícil es superar la ubicación: el brillante Centro para Artes Escénicas Richard B. Fisher diseñado por Frank Gehry en el bucólico Annandale-on-Hudson.”

 

Bard SummerScape 2015-eventos destacados por género

 

Música: Bard Music Festival, “Chávez y su mundo”

Fundado por su codirector artístico Leon Botstein, el Festival de Música de Bard (BMF, según sus siglas en inglés) ―“el festival de música más estimulante del verano” (Los Angeles Times) ― es la fuente de inspiración creativa para SummerScape. Sirviéndose de investigaciones académicas recientes, la distintiva programación temática del festival, su enfoque multidisciplinario y el énfasis en la historia del contexto y la aceptación, fomentan profundos descubrimientos culturales que atraen tanto a principiantes como a aficionados de la música clásica. Desde su concepción en 1990, el Festival de Música de Bard ha enriquecido el repertorio estándar de conciertos con una abundancia de importantes redescubrimientos; así lo ha apuntado el New York Times, “donde exista una posible obra maestra que haya sido pasada por alto, Leon Botstein no puede estar muy lejos.” “Una de las figuras más extraordinarias del mundo de las artes y la cultura” (NYC Arts, THIRTEEN/WNET), Botstein también funge como director musical de la American Symphony Orchestra, que estará en residencia a lo largo de SummerScape. Además de dirigir los programas orquestales del festival, ansía dirigir la producción de la opera The Wreckers de esta temporada.   

 

La temporada número 26 del Festival de Música de Bard presenta “Chávez y su mundo”, una serie esclarecedora de conciertos orquestales, corales y de música de cámara ―así como charlas antes de los conciertos y paneles― dedicados a examinar la vida y época de Carlos Chávez (1899-1978). Una fuerza proteica como compositor, director y embajador cultural, Carlos Chávez encarnó la música mexicana del siglo XX. Mientras incorporaba técnicas modernistas a su música, también fue uno de los primeros compositores en hacer referencia al pasado indígena de su país, y desempeñó un papel crucial en el movimiento del indigenismo, celebrando su cultura nativa. En unas cuantas obras mayores, Chávez se inspiró en temas mexicanos y fue su síntesis de marcadores de la identidad mexicana con técnicas modernistas la que llevó a  Aaron Copland a juzgarlo como “una de las primeras señales auténticas de un Nuevo Mundo con su propia música nueva.”

 

Como director de orquesta, Chávez no solo fundó la Orquesta Sinfónica de México, dirigiéndola por más de dos décadas,  sino que también fue director invitado de los grandes ensambles de EE.UU. como la Sinfónica de Boston, la Orquesta de Cleveland, la Filarmónica de Los Ángeles y la Orquesta de Filadelfia, impulsando obras de Copland, ColinMcPhee, Henry Cowell y Amadeo Roldán, y estrenando en México piezas de Stravinsky, Shostakovich, Hindemith, Milhaud y Falla. A través de su trabajo como administrador de las artes para el gobierno, Chávez fundó varias de las principales instituciones culturales de México, entre ellas el Instituto Nacional de Bellas Artes, atrayendo visibilidad internacional a la música y vida cultural mexicana.

 

Conseguir esa visibilidad sigue siendo, sin embargo, un proyecto en desarrollo. A pesar de los esfuerzos inagotables de Chávez y de otros de sus compatriotas, sus composiciones rara vez son programadas en las salas de conciertos de EE.UU., Europa y Asia, y muy pocas han adquirido algo así como amplio reconocimiento entre el público que asiste a conciertos. Bard busca rectificar esto, usando la vida y carrera de Chávez como el prisma a través del cual se puede examinar un vibrante periodo cultural en México y Latinoamérica. La Revolución mexicana, que ocurrió durante la vida de Chávez, fue seguida de un periodo de renacimiento cultural en la literatura, el cine, las artes plásticas y la música, aportando materiales de gran riqueza para una revaloración de su tierra natal.

 

Las numerosas propuestas que componen el Festival de Música de Bard 2015 ocurrirán los dos últimos fines de semana de SummerScape: del 7 al 9 de agosto, el Fin de semana Uno investiga La voz musical de México, y del 14 al 16 de agosto, el Fin de semana Dos explora México, Latinoamérica y el modernismo. Once programas musicales, organizados temáticamente a lo largo de dos fines de semana, abordan temas como la relación entre las escenas musicales de Latinoamérica y EE.UU.; el rol de los exiliados europeos; el legado e influencia de España; las tradiciones musicales mexicanas; el trabajo de Chávez como director de orquesta; y su lugar entre los otros compositores latinos destacados del siglo XX. Se presentarán obras de Silvestre Revueltas, Alberto Ginastera y Heitor Villa-Lobos, así como música coral mexicana de los últimos cinco siglos. Junto con la música de los predecesores de Chávez, sus contemporáneos y sus descendientes musicales, se podrá escuchar una amplia variedad de su música, desde sus composiciones para piano y percusión, a sus grandes obras para orquesta como la Sinfonía india y H.P., Sinfonía Ballet. Las tres mesas redondas que invitarán a pensar serán suplementadas con charlas informativas y comentarios previos a los conciertos que iluminan el tema de cada concierto y son gratuitas para quienes tienen boletos de entrada al concierto.

Desde la fundación del Festival de Música de Bard, Princeton University Press ha publicado un libro que acompaña al festival de cada temporada compuesto por nuevas investigaciones académicas e interpretación, con ensayos y documentos traducidos relacionados al compositor elegido y su mundo. La investigadora en residencia, Leonora Saavedra es la editora del próximo volumen 2015 del festival, Carlos Chávez and His World (Carlos Chávez y su mundo).

 

Descrito como “parte entrenamiento intensivo, parte spa para el espíritu” por el New York Times, el Festival de Música de Bard ha impresionado a críticos en todo el mundo. La NPR lo llamó “uno de los 10 Festivales de música clásica que no se deben perder” y en su blog, el periodista del Boston Globe Steve Smith confesó:

 

“Para un obsesionado sin vergüenza de la música como yo, el Festival de Música de Bard es simplemente irresistible: una fabulosa riqueza musical de un gran compositor de la tradición clásica, rodeado y contextualizado por obras de sus antecesores, contemporáneos, colegas, amigos, enemigos, estudiantes, seguidores ― lo tiene todo.”

 

En el New Yorker, Alex Ross comentó: “En Bard, las charlas y mesas redondas son casi tan populares como los conciertos: este público quiere pensar en la música, no solo escucharla.” Como Barrymore Laurence Scherer del Wall Street Journal afirmó:

 

“El Festival de Música de Bard … ya no necesita presentación. Bajo el liderazgo provocativo del director orquestal y erudito musical Leon Botstein, desde hace tiempo que es uno de los festivales de verano estadounidenses más estimulantes intelectualmente y a menudo es uno de los más satisfactorios musicalmente. Cada año, a través de discusiones con eminentes especialistas y conciertos ilustrativos, a menudo con una programación rebosante, el público de Bard ha investigado la obra de un gran compositor en el contexto de la sociedad, la política, la literatura, el arte y la música de su época.”

 

Esta temporada ha sido posible en parte gracias al generoso apoyo de la mesa directiva del Festival de Música de Bard y de los Amigos del Centro Fisher, así como a las subvenciones de The Andrew W. Mellon, National Endowment for the Arts, y New York State Council on the Arts. Adicionalmente, el festival ha recibido apoyo de Jeanne Donovan Fisher, James H. Ottaway Jr., Felicitas S. Thorne, Helen y Roger Alcaly, Fundación Bettina Baruch, Michelle R Clayman, Margo y Anthony Viscusi y Fundación Furthermore. Mrs. Mortimer Levitt Endowment Fund for the Performing Arts ha proporcionado apoyo especial. 

 

Opera: The Wreckers

Como mujer inglesa de la época victoriana ―y sufragista bisexual― Dame Ethel Smyth (1858-1944) enfrentó obstáculos comparables a aquellos de los compositores latinoamericanos. Su música fue en gran parte marginalizada por el establecimiento musical de su época, y hasta el día de hoy, sus obras son raramente programadas. A pesar de que su ópera de un acto, Der Wald tiene la distinción de haber sido, todavía hoy, la única obra de una compositora femenina en presentarse para el Metropolitan Opera de Nueva York,  The Wreckers (1902-4), su mayor contribución al género, todavía no ha sido puesta en escena en los Estados Unidos. Sin embargo, su maestría artística era tal que Smyth contaba con Tchaikovsky y Debussy entre sus admiradores, y gracias al vigor muscular de su composición, The Wreckers fue considerada por Sir Thomas Beecham, director de su estreno en Londres, como “una de las tres o cuatro óperas inglesas de verdadero mérito y vitalidad musical.” Además, en su representación de la malvada práctica de Cornwall de atraer a los barcos hacia las rocas para saquearlos, The Wreckers aborda los posibles peligros de la histeria masiva, la justicia populista, y la fe ciega, todas cuestiones de profunda resonancia para el público de hoy en día.  De hecho, en 2007 cuando Leon Botstein dirigió a la American Symphony Orchestra en la primera ejecución de la ópera para los Estados Unidos, en el Avery Fisher Hall, la obra recibió una cálida bienvenida. Como resaltó el New York Times, “The Wreckers atrae tu atención. Se va de frente al público con todo. … Smyth sabía lo que hacía.” En cuanto a la ejecución el Times notó que, “el maestro Botstein respondió con una ejecución fantástica, una de las mejores que ha realizado.”

 

Por tratarse de la demorada primera puesta en escena estadounidense de The Wreckers, la producción de Bard no solo ofrece la oportunidad de escuchar a Botstein y a la American Symphony Orchestra repetir su celebrada interpretación, sino que marca un considerable hito histórico. Para dirigirla, regresa el ganador del premio de opera europeo, Thaddeus Strassberger, quien ha producido otros éxitos de SummerScape como Le roi malgré lui, Les Huguenots, Der ferne Klang, y la primera puesta en escena completa para Estados Unidos de Oresteia de Sergei Taneyev en el año 2013. Esta fue declarada “una revelación” por el Financial Times, que concluyó: “Algunas de las más importantes experiencias de ópera en el verano en EE.UU. no se encuentran en los festivales más conocidos sino en Bard SummerScape.” Musical America concordó: “La ópera anual de Bard se ha convertido en una parte indispensable de la escena operística del verano porque la elección de obras es invariablemente acertada y sus producciones se distinguen por su creatividad.”  El tratamiento original de Bard de The Wreckers se podrá apreciar en cinco presentaciones (24, 26, 29 y 31 de julio; 2 de agosto), con una Charla de la Ópera, gratuita y abierta al público, antes de la matiné del 26 de julio.

 

Apoyo especial para este programa ha sido proporcionado por Emily H. Fisher y John Alexander.

 

Teatro: Oklahoma!

 

Contemporáneos cercanos a Carlos Chávez, Richard Rodgers (1902-79) y Oscar Hammerstein II (1895-1960) también estaban preocupados con la creación de una nueva relación entre la música popular y la identidad nacional. Trabajando dentro del teatro musical ―una forma de arte auténticamente estadounidense― su primera colaboración Oklahoma! (1943) se sitúa en el Territorio de Oklahoma durante los años antes de que este se convirtiera en estado, y explora la identidad cultural estadounidense a través de sus raíces de Lejano Oeste. Al igual que Green Grow the Lilacs, la obra de teatro en la cual se basa, Oklahoma! combina un romance soleado con la más oscura historia de una comunidad que se alza en contra de un forastero detestado. Estos hilos son unidos por la partitura exuberante y compleja de Rodgers, la cual, además de la canción del título, incluye otras favoritas como “Oh, What a Beautiful Mornin´”, y “The Surrey with the Fringe on Top.” En su estreno en 1943, Oklahoma! cambió el curso del teatro musical y llevó a Rodgers y Hammerstein a ganar el premio Pulitzer de 1944. La íntima y atrevida producción de cámara de Bard, donde el público y los ejecutantes se unirán en ronda para partir el pan y experimentar esta historia de una nación joven formando su identidad, será montada en el teatro LUMA en 25 presentaciones entre el 25 de junio y el 19 de julio, bajo la dirección de Daniel Fish, quien ha dirigido a la Royal Shakespeare Company y la Opera Philadelphia. Fue en SummerScape 2005 cuando Fish estrenó su puesta en escena de la obra de Clifford Odet, Rocket to the Moon, la cual posteriormente impresionó al New York Times que la describió como “sincera, fresca, y rica en momentos que iluminan la ternura de la visión de Odet.”

 

La trayectoria de producciones teatrales de Bard es estelar. La temporada pasada, en respuesta al estreno de Love in the Wars en el festival, una adaptación de Penthesilea de Heinrich von Kleist por el novelista John Banville, ganador del premio Booker, New York Arts declaró: “El teatro de verano de Bard ha sido consistentemente de la mejor calidad a lo largo de los años.”

 

Instalación-actuación: Everything by my side

El festival continúa con una presentación e instalación al aire libre creada por el dramaturgo contemporáneo argentino y artista visual Fernando Rubio. Everything by my side ocurre en siete camas color blanco inmaculado acomodadas bajo los árboles del hermoso paisaje afuera del Centro Fisher, donde miembros del público viven individualmente una actuación tranquila y como de ensueño que evoca vívidas memorias de infancia. Una meditación sobre la soledad, la intimidad y los cambiantes límites entre lo público y lo privado, la creación de Rubio ha ganado elogios en múltiples ciudades del mundo; representándola como “siete pequeñas islas de intimidad” el New York Times aconsejó: “Si puedes, inténtalo.” Las siete presentaciones al aire libre de SummerScape tendrán lugar entre el 9 y 12 de julio, bajo de los árboles del jardín del Centro Fisher.

 

Danza: Pam Tanowitz Dance y FLUX Quartet

Pam Tanowitz Dance de Nueva York viene a SummerScape por primera vez esta temporada con la coreografía de la ganadora del premio Bessie Pam Tanowitz, una “postmodernista con claridad de visión” (New Yorker) quien incorpora pasos de ballet clásico en sus danzas sumamente originales. En dos presentaciones el 27 y 28 de junio, Tanowitz estrenará nuevas obras creadas para la ocasión, incluyendo una suite de solos en punta con la música de Carlos Chávez con la bailarina Ashley Tuttle, nominada al premio Tony y previamente bailarina principal del American Ballet Theater. El programa también presenta Heaven on One´s Head (2014), una obra virtuosa musicalizada por los cuartetos de cuerdas de Conlon Nancarrow, contemporáneo de Chávez que se trasladó de Nueva York a México. Estos bailes serán ejecutados con música en vivo tocada por el FLUX Quartet, que “ha traído un nuevo renacimiento a la música para cuarteto de cuerdas” (Village Voice). Llamando a Tanowitz “la coreógrafa más ingeniosa desde Mark Morris,” el New York Times observa: “Los pasos de danza, frases y construcciones de la coreógrafa Pam Tanowitz se encuentran entre los mejores que se realicen en cualquier parte hoy en día.”  

 

SummerScape ha presentado actuaciones de danza significativas cada verano desde el 2005. Después del regreso de la Trisha Brown Dance Company durante su tour de despedida la temporada pasada, Deborah Jowitt remarcó, maravillada: “He amado la mente de Brown, su ingenio, sus valientes innovaciones formales, su carácter juguetón, y su ágil y fluido ser en movimiento desde finales de la década de 1960 … Esta es una comunidad diligente de iguales, de bailarines magníficos que trabajan juntos” (ArtsJournal).  

 

Serie de cine: “Reinventando a México”

Para ilustrar la confluencia de fuerzas que moldean las obras de Carlos Chávez, la serie de cine de SummerScape 2015 explora la relación entre el realismo, el modernismo y el nacionalismo en películas mexicanas y sobre México. La serie empieza con Redes, la importantísima obra proto-neorrealista que unió al fotógrafo Paul Strand, al director Fred Zinnemann, a Chávez y a su colega compositor, Silvestre Revueltas. Además de películas históricas como Vera Cruz, la serie también presenta una retrospectiva del maestro surrealista itinerante Luis Buñuel (11 de julio al 2 de agosto).

 

Spiegeltent

De regreso para un décimo verano magnífico, la auténtica Spiegeltent belga de Bard ha encantado a sus visitantes desde su introducción al festival en el 2006, año que marcó la primera vez que una estructura de ese tipo apareció en los Estados Unidos. Un pabellón hecho a mano decorado con espejos y vitrales, que evoca una era de glamour del pasado, la carpa espejada provee un ambiente suntuoso y mágico para disfrutar de cabaré innovador y actuaciones musicales de primera categoría ―casi todas de las cuales han agotado las localidades en años recientes― coronado con opciones de comida y baile nocturno durante todo del festival. Las festividades de esta temporada serán presentadas por Justin Vivian Bond, nominado al premio Tony y favorito de Spiegeltent, “el mejor artista de cabaré de esta generación” (New Yorker). El menú de Spiegeltent, inspirado por los ingredientes de temporada del Valle del Hudson, se sirve para almuerzo los sábados y domingos, y para cena de jueves a sábado, con un bar completo que complementa al menú. Como la revista Edinburgh Fringe urge, “Entre al Spiegeltent ―una carpa de sueños―y nunca volverá a ser el mismo.”

 

A continuación se presenta una lista cronológica de los eventos destacados de SummerScape 2015; fechas de presentaciones clave por género; detalles completos de programas de Bard Music Festival; e información para boletos.

 

 

 

SummerScape 2015: lista cronológica de eventos destacados

 

25 de junio al 19 de julio

SummerScape abre con las primeras 25 presentaciones de Oklahoma! de Rodgers y Hammerstein

 

27 y 28 de junio     Pam Tanowitz Dance y el FLUX Quartet debutan en el festival

 

2 de julio al 15 de agosto

Cabaré, música en vivo, y baile después de hora en la Spiegeltent de Bard

 

9 al 12 de julio         Siete presentaciones al aire libre de la instalación-actuación de Fernando Rubio, Everything by my side

 

11 de julio al 2 de agosto

Serie de cine “Reinventando a México”

 

24 de julio al 2 de agosto

Cinco presentaciones de la ópera The Wreckers de Ethel Smyth

 

7 al 9 de agosto         Bard Music Festival, Fin de semana Uno: “La voz musical de México”

 

14 al 16 de agosto         Bard Music Festival, Fin de semana Dos: “México, Latinoamérica y el modernismo”

 

SummerScape 2015: fechas de presentaciones clave por género

 

MÚSICA

Bard Music Festival, Fin de semana Uno: “La voz musical de México” (7 al 9 de agosto)

Bard Music Festival, Fin de semana Dos: “México, Latinoamérica y el modernismo” (14 al 16 de agosto)

 

Detalles completos del programa se encuentran a continuación.

 

ÓPERA

Ethel Smyth: The Wreckers

Teatro Sosnoff

24* y 31 de julio a las 7:30 pm

26* y 29 de julio, y 2* de agosto a las 2 pm

Boletos desde $25

 

Teatro

Rodgers y Hammerstein: Oklahoma!

Teatro LUMA

25, 26 y 27 de junio, 2, 3, 4, 5, 9, 10, 11, 12, 16, 17, 18 y 19 de julio a las 7:30 pm

28* de junio, 1, 4, 5, 8, 11, 12*, 15, 18 y 19* de julio a las 2 pm

Boletos desde $25

 

Fernando Rubio: Everything by my side

Jardines del Centro Fisher

9, 10, 11 y 12 de julio a las 5 pm

10 de julio a las 2 pm

11 y 12 de julio a las 12 pm

Boletos: $5 (sin descuento en los paquetes de suscripción)

 

DANZA

Pam Tanowitz Dance y  FLUX Quartet

27 de junio a las 8 pm

28* junio a las 3 pm

Teatro Sosnoff

Boletos desde $25

 

SERIE DE CINE

“Reinventando a México”

Sábado 11 de julio al domingo 2 de agosto

Ottaway Film Center

Boletos: $10

 

SPIEGELTENT

Música en vivo, cabaré, restaurante del festival, y salón después de hora

Fechas, horarios y precios varían

 

Detalles de programa de Bard Music Festival, “Chávez y su mundo”

 

Fin de semana Uno: La voz musical de México

 

Viernes 7 de agosto

 

PROGRAMA UNO*

Chávez y el legado musical de México

Teatro Sosnoff

8 pm                  Concierto con comentarios de Leon Botstein

 

Carlos Chávez (1899–1978)

H.P. Danse des hommes et des machines (1926)

Unidad (1930)

Cuarteto de cuerda No. 2 (1932)

de Diez preludios (1937)

Xochipili: Una música Azteca imaginaria (1940)

Manuel M. Ponce (1882–1948)

   Concierto del sur (1941)

Silvestre Revueltas (1899–1940)

Ranas (1931)

Toccata (sin fuga) (1933)

Canciones y otras obras de Manuel de Sumaya (c.1678–1755); Juventino Rosas (1868–94); Felipe Villanueva (1862–93); Gustavo Campa (1863–1934); Ricardo Castro (1864–1907); Ernesto Elorduy (1854–1913); Julián Carrillo (1875–1965); y José Pablo Moncayo (1912–58)

 

Boletos: $25–$60

 

Sábado 8 de agosto

 

PANEL UNO

Cultura e identidad nacional: El caso de México

Olin Hall

10 am–12pm

 

Gratis y abierto al público

 

PROGRAMA DOS

La influencia parisina

Olin Hall

1 pm                  Charla previa al concierto

1:30 pm                  Concierto

 

Carlos Chávez (1899–1978)

Seis hexágonos (1923–24)

Sonatina, para piano (1924)

36 (1925)

Soli I (1933)

Trio, para flauta, viola y arpa (1940)

Paul Dukas (1865–1935)

La plainte, au loin, du faune (1920)

Maurice Ravel (1875–1937)

5 Mélodies populaires grecques (1904–6)

José Rolón (1876–1945)

Cuarteto de cuerdas (ca. 1920)

Manuel M. Ponce (1882–1948)

Sonata para guitarra y clavecín (c. 1926)

Darius Milhaud (1892–1974)

Catalogue de fleurs, Op. 60 (1920)

Francis Poulenc (1899–1963)

Rapsodie nègre (1917)

Igor Stravinsky (1882–1971)

Tango (1940)

 

Boletos: $35

 

PROGRAMA TRES

Música y política

Teatro Sosnoff

7 pm                  Charla previa al concierto

8 pm                  Concierto: American Symphony Orchestra, dirigida por Leon Botstein, director musical

 

Carlos Chávez (1899–1978)

Sinfonía de Antígona (1933)

Concierto para piano (1938)

Arthur Honegger (1892–1955)

Symphony No. 3 “Liturgique” (1945–46)

Silvestre Revueltas (1899–1940)

Redes (1934–35)

Conlon Nancarrow (1912–97)

Piece for Orchestra (estreno para los Estados Unidos)

 

Boletos: $25–$75

 

 

Domingo 9 de agosto

 

PANEL DOS

México y los Estados Unidos: pasado, presente y futuro

Olin Hall

10 am–12pm

 

Gratis y abierto al público

 

PROGRAMA CUATRO

Música y la Revolución mexicana de diez años

Facebook Comments